sábado, 18 de octubre de 2014

Reseña: QUÍMICA PERFECTA, Simone Elkeles

Título: Química perfecta
Título original: Perfect Chemistry
Colección: Química perfecta (1 de 3)
Autora: Simone Elkeles
Fecha de publicación USA: 23 de Diciembre de 2008
Fecha de publicación España: 2 de Febrero de 2010
Editorial: Versátil
ISBN: 978-84-92929-99-3
Páginas: 336
Formato: Rústica con solapas
PVP: 16.50€
Sinopsis:
—¿Señorita Ellis? Su turno. Presente a Alex a sus compañeros.
—Os presento a Alejandro Fuentes. Este verano, cuando no aguardaba en la esquina de la calle para acosar a algún inocente, iba de excursión a los calabozos de los alrededores, ya sabéis a qué me refiero. Y oculta un deseo que nadie sería capaz de adivinar.
De repente, todos se quedan en silencio. Incluso la señora Peterson parece intrigada. Joder, incluso yo tengo la sensación de que las palabras que salen de los mentirosos labios de color rosa esmerilado de Brittany son música para mis oídos.
—Su mayor deseo —continúa—, es ir a la universidad y llegar a ser profesor de química, como usted, señora Peterson.
Brittany me lanza una sonrisa triunfal, segura de que ha ganado esta ronda.
«Buen intento, pija».
—Os presento a Brittany Ellis —empiezo, sabiendo que todas las miradas recaen sobre mí—. Este verano se ha dedicado a ir al centro comercial a comprar ropa nueva para ampliar su vestuario, y se gastó el sueldo de papá en una operación de cirugía estética para realzar sus, ejem, cualidades. Su mayor deseo —añado, obteniendo la misma reacción que ha conseguido ella durante la presentación que ha hecho de mí—, es salir con un chicano antes de terminar el instituto.
 
Reseña:
Viendo la nota en Goodreads y todos los comentarios positivos me hace preguntarme si he leído el mismo libro que el resto del mundo, porque lo que me ha pasado con este libro es algo casi inaudito: No he podido terminarlo.
Odio escribir una reseña sin haber terminado el libro, porque me da la sensación de que no tengo derecho a juzgar, de que tal vez hay algo al final que lo salva y me lo estoy perdiendo. Pero vais a tener que perdonarme con éste. Me quedaban menos de 100 páginas y mi nivel de tolerancia de chorradas tiene un límite, y este libro lo ha sobrepasado con creces, así que, ¿podéis perdonarme?
 
Aunque no lo haya terminado, creo que puedo decir que Química perfecta es un fraude, una versión patética de West Side Story, y aún más patética si lo comparas con Romeo y Julieta (bueno, todos vienen de Píramo y Tisbe); y su mayor engaño empieza con su título: Alex y Brittany no tienen química. Están demasiado ocupados con sus trágicas y falsas vidas como para ver lo que hay a su alrededor y, por tanto, para tener química con nadie. La atracción sale de ninguna parte. Un segundo se odian y al siguiente babean el uno por el otro, y al siguiente se aman. No existe un punto de inflexión que justifique esa atracción, en el que veamos el momento en el que se produce el cambio.
Por separado, Alex y Brittany son tan insoportables como juntos. Ella no hace más que lamentarse de la fachada de perfección que se ve obligada a mantener constantemente. ¿Por qué?, me preguntarás. No lo sé. Tal vez porque tiene menos personalidad que una gamba.
La situación de él es un pelín más complicada. Se vio obligado a unirse a la banda traficante de drogas de su barrio para proteger a su familia así que ahora es un pandillero temido y sin escrúpulos durante el día, y un cariñoso hijo y hermano durante la noche.
 
Además de las anteriormente mencionadas, la obra a la que más me recordaba Química perfecta mientras leía es A tres metros sobre el cielo, de Federico Moccia, sobre todo por el gran problema que supone en las dos novelas la diferencia de clases. Claro que Moccia podría darle lecciones de escritura creativa a Elkeles... o de escritura en general.
El otro gran problema que hizo que fuera superior a mí terminar esta novela es que me parecía más un largo, interminable, doloroso para los ojos, fan fiction que una novela. Sin insultar a los autores de fan fiction, porque conozco a bastantes que escriben infinitamente mejor que Elkeles y que muy probablemente jamás verán su obra publicada. Injusticias de la vida.
Podría darle el beneficio de la duda y decir que posiblemente el problema está en la traducción de Versátil, la distribuidora en España, pero para eso tendría que revisar la versión en inglés, y no tengo intención de someterme a esa tortura, le tengo demasiado cariño a mi cerebro.
 
He descrito las dos peores cosas de esta novela y podría seguir. Podría seguir hablando, por ejemplo, de como esta novela reúne más clichés por párrafo que cualquier otra novela o película juvenil que haya leído o visto nunca. Podría hablar de como los personajes secundarios son los peores amigos de la historia. De como la palabra "perfección" o cualquiera de sus derivados se repite en casi cada frase en los capítulos narrados desde el punto de vista de Brittany. De como la situación con la hermana de Brittany, o la situación como pandillero de Alex, sólo son excusas para que la novela resultara profunda, pero lo único que consiguen es frivolizar situaciones muy reales y muy serias para millones de familias en todo el mundo. Podría hablar de todo eso, pero creo que ya habéis pillado a dónde quiero llegar: Química perfecta es mala. Muy mala. No os la recomiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada